El fenómeno de la hibridación como fuente de innovación

Peter Pan

Adulescente

¿Sabrían definir el perfil concreto de usuario de las consolas nintendo Wii o nintendo DS? La verdad es que podríamos llegar a la conclusión de que no existe un perfil de usuario como tal. Vivimos en un mundo cada vez más alejado de lo dual, cada vez más cambiante y cada vez más impredecible. Se trata de la sociedad híbrida. En un mundo complejo con patrones de consumo y comportamiento camaleónicos, hibridar es el camino para innovar.

En biología, hibridación significa el proceso de mezclar diferentes especies o variedades de organismos para crear uno nuevo. En sociología la hibridación es mezcla cultural, mestizaje, unión de contextos sociales distintos, lo que significa aprovechar la diferencia de dos distintos para crear una nueva dimensión. No se trata de coger lo mejor de cada parte sino de detenerse en la imperfección aparente, el detalle insignificante que tiene una utilidad limitada para una función pero adquiere mucho valor si lo aplicamos a otro campo, con otro enfoque. Acercarse a lo improbable, lo lejano y lo distinto, ser capaces de ver las tonalidades de grises que hay entre lo blanco y lo negro, utilizar las divergencias como inspiración para innovar y alejarse del paradigma binomial de clasificar a las personas en grupos cerrados (Fuerte o Débil, Gran bebebor o Abstemio…) con patrones de comportamiento similares  son las claves para comprender al nuevo consumidor. Cada día más podemos apreciar la liquidez de lo que nos rodea, de que todo es relativo y nos comportamos como seres sociales pero magníficamente irrepetibles unos de otros. Durante unas horas del día pienso como un Director General y por la tarde soy un ama de casa, aunque el fin de semana me junto con mi grupo de música rockabilly para tocar el contrabajo. La rapidez del sistema nos lo permite, la comunicación nos incita y nosotros no nos queremos perder la capacidad de ser varias personas a la vez. Una clara manifestación es lo que encontramos en cada vez más restaurantes que fusionan diferentes tradiciones gastronómicas, cada vez más restauración étnica y en los mercados encontramos cada vez más productos insólitos hasta hace poco como el jengibre o la soja. La multiculturalidad se manifiesta hasta en la fisioterapia, incorporando técnicas orientales como el reiki. Cuanto más se empecinan en clasificar tribus urbanas más tribus, grupos y clases nuevas aparecen, fusionando estilos y filosofías. Un mismo perfil de turista del conocido grupo “Sol y Playa” puede ser diferente entre sí, un militante político puede albergar los tradicionales conceptos y tesis de neoliberalismo, progresismo y ecologismo mezclados dentro de su mapa mental a la hora de entender la política. Esto es algo que los partidos políticos y los principales medios de comunicación parecen no haberse dado cuenta, pues es mucho más cómodo clasificar para poder controlar la realidad y los acontecimientos.

A nivel empresarial, fijémonos por ejemplo en el caso de Adapta Color, una empresa castellonense que reinventa el sector de la pintura dándole nuevas utilidades y aplicaciones que la simple función de colorear.  Superficies capaces de cambiar de color, pintura antiolores, pintura que brilla en la oscuridad o pintura conductora con fines curativos, capaz de hacer que las superficies no se recarguen de electricidad electrostática para combatir el mal de los edificios enfermos causantes de un tipo de atrofia muscular. Y un detalle, no genera residuos.

Unir música con las vivencias de una persona para hacer una banda sonora de tu vida es lo que hace el compositor valenciano Juan Ramos, capaz de componerte y prepararte la banda sonora de tu vida a partir de 260 € tras conocer el motivo del regalo, perfil personal y gustos musicales del destinatario (puede ser un excelente regalo o tema central de algún acontecimiento).

En Percy y Reed, una peluquería londinense, puedes reservar desayuno al mismo tiempo que reservas hora para cortarte el pelo por la mañana.

En la sociedad posmoderna el tiempo no es lineal, la realidad no es dual, las funciones son infinitas. Uno se puede permitir sentirse más joven con 55 años que cuando tenía 35. El fenómeno adultescente o síndrome de peter pan sirve para denominar a aquellos mayores de 30 años que todavía siguen patrones de adolescente (como vivir en casa de los padres o tener pautas de conducta similares). Todo se mezcla como afluentes que aparecen y desaparecen para desembocar en una especie de un gran río social. Vivimos como seres híbridos en un entorno líquido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s