retail revolution 2018

Retail Revolution 2018: Los nuevos roles de la tienda y del consumidor

Consumidores y tiendas cambian; el retail es cambio; en su forma de interactuar y en su forma de vender. El shopper ha cambiado sus valores, sus preferencias, sus hábitos y su modo de consumir. El cambio es una constante en el retail, por ello desde Coto Consultinghemos querido analizar dichos cambios y dibujar con claridad los nuevos roles que ejercen de palancas de ese cambio tanto desde el consumidor como para la tienda.

Con la aparición del marketing 3.0 el cliente deja ser considerado como un comprador al que hay que satisfacer, retener y fidelizar y pasa a ser valorado como lo que es antes de ser comprador, un ser humano completo con valores y con muchas dimensiones; tanto físicas como intelectuales, emocionales o espirituales. En este gran cambio en la forma de hacer marketing, motivado por los cambios sociológicos recientes y por la pérdida en la capacidad de conectar con el cliente a través de los medios tradicionales, las tiendas juegan un papel social y empresarial relevante y definitivo. Tiendas más humanas, más cercanas y más experienciales, pero a la vez más tecnológicas, capaces de cambiar en tiempo real y que sirven como laboratorio para aportar un valor estratégico a las empresas. Tiendas con más espacio para servicios y experiencia y menos para productos, pero tiendas resolutivas que sirvan de ayuda, que faciliten la vida y que agilicen y simplifiquen la compra.

El objetivo de este informe es el de agrupar tendencias y definir cuáles son los nuevos roles que están ejerciendo las tiendas en el presente y en un horizonte a corto-medio plazo. Metodológicamente esta nueva entrega del informe “Retail Revolution 2018” pretende ser eminentemente operativa y práctica, con casos reales que sustentan las tendencias y roles, pero con una base sólida y contrastada basada en el análisis de datos para la formulación de insights. Para ello hemos dedicado un largo proceso de análisis tanto de la información pública disponible (INE, MAPAMA, …) como de informes y publicaciones privadas (Cetelem, Kantar, KPMG, …) sumando un total de 50 publicaciones recientes (2016-2018) analizadas por el equipo de Coto Consulting.

Finalmente quisiera dedicar este informe a la memoria a dos verdaderos trovadores del retail; Xavier Bordanova y Enrique Clarós. Dos personas apasionadas de este macrosector, que supieron entender y transmitir el papel que juegan las tiendas en crear marcas más fuertes pero también sociedades más cohesionadas.

DESCARGAR INFORME RETAIL REVOLUTION 2018 (AQUI)

Pedro Reig Catalá. Sociólogo y Director de Coto Consulting

Verano 2018

 

retail revolution 2018

Anuncios

¿Cómo mejorar tus ventas utilizando la psicología?

El marketing, como disciplina que parte de intentar descifrar que pasa por la cabeza de los consumidores para descubrir cómo captar su atención, tiene una estrecha relación con la psicología. Estas son algunas ideas sobre cómo la psicología ha servido para conectar mejor con la mente del consumidor.

retail psicology

Ofrece algo gratis y toca los puntos de dolor. Muchas empresas de consultoría y diseño de páginas web envían un informe gratuito a sus potenciales clientes con un diagnóstico del estado de su web. Esto no es más que un primer contacto que despierta interés por saber más cuando hemos tocado la tecla mental que hace dispararse la alarma para pedir más información y recibirte. También puedes recordar a tus clientes sobre lo fácil que es empezar para ayudarles a atravesar la parálisis de acción. Algunos ejemplos son “¡no pagues el primer mes!” o aplicaciones como Spotify o Dropbox conocidas como freemium, donde hay una versión gratuita y otra de pago.

Estimula a los clientes tacaños. Para vender a los tacaños, asegúrate de centrarte en poner los productos desordenadamente, de replantear el valor del producto (€100 el mes vs €1.200 el año o 1 hamburguesa por 1,5 € vs. 9 €/kg.) y de reducir la cantidad de las cuotas asociadas a tu producto.

Admite tus errores y aumenta la confianza. La psicóloga social Fiona Lee concluyó en su investigación que  los clientes tenían más confianza con empresas que admitían “fallos estratégicos” sobre aquellas que echaban la culpa de sus errores a factores externos. Mercadona es un claro ejemplo de empresa que sabe reconocer sus errores y de no echar balones a fuera en los fallos que tenían por ejemplo en el producto fresco y que supieron reconocer y reconducir.

Se rápido y reduce las esperas. Para ser más atractivo hacia tus clientes, recuérdales que tu producto (o servicio) puede resolver sus puntos de dolor rápidamente. Centrarse en llegadas rápidas, envíos rápidos, y una “gratificación instantánea” puede ser el incentivo exacto para que tus clientes realicen compras.

Haz/Crea un enemigo. Don Simón se comparaba a Minute Maid como empresa cuyos zumos eran 100% zumo de frutas. Empresas como Apple saca ventaja de ello a través de tácticas como su campaña “Mac vs otros ordenadores comerciales de otros competidores”.

Haz cosas que ayuden a cambiar el mundo. De aquellos clientes que tienen una fuerte relación con una sola marca, más del 64% dijo que era porque habían compartido valores con la empresa en cuestión. Dirígete más allá de la mera transacción comercial y dótate de alma y valores que comunicas y aplicas. El público está cada vez más sensibilizado con las empresas que hacen cosas por mejorar el entorno que les rodea.

Genera sorpresa y momentos WOW. En un estudio clásico realizado por el psicólogo Norbert Schwarz, éste encontró que tan poco como 10 céntimos era suficiente para cambiar la perspectiva de los participantes que encontraban su dinero por sorpresa. Utiliza este proceso de “sorpresa recíproca” creando pequeños “WOW’S” que los clientes no se esperan.

 

Pedro Reig Catalá. Sociólogo, experto en marketing y distribución comercial.

Director de Coto Consulting.  www.pedroreig.com

¿Cómo vender en un contexto saturado?

¿No tiene usted la sensación de que vivimos saturados de ofertas, inundados por infinitos productos prácticamente iguales entre sí, donde se agota nuestra capacidad de elección y aburriendo nuestra emoción por la búsqueda y el placer de consumir?.  Si sumamos a este estresante escenario la escasa capacidad de las empresas de comunicar sus bondades de un modo que logre conectar con el cliente, nos aboca a un escenario en el que vender se convierte en una tortura necesaria, abocando la mayoría de proyectos e ideas al fracaso.

Ante la avalancha de productos y crecimiento de la competencia el marketing ha utilizado dos conceptos estratégicos importantes: Posicionamiento y diferenciación. Podríamos incluso juntarlos en “posicionamiento diferenciador”. Los expertos siempre insisten en que la clave para combatir la competencia es diferenciarse de ella, pero no se logra resolver cómo hacerlo, es decir, ¿Cómo me puedo diferenciar? La respuesta a priori es sencilla: Hay que ser capaces de decir y hacer algo que nadie más pueda. Así de radical.

saturacionHay dos maneras de hacer algo que los demás no pueden: o porque estás más cerca que nadie o porque ofreces algo que nadie más ofrece y es valorado, es decir, o bien vendes lo mismo que los demás pero estás más cerca del consumidor o tienes algo que hace que vayan a buscarte. Desde el punto de vista del consumidor es  ofrecer algo a un determinado nivel al que los demás no consiguen llegar. En su propio lenguaje: “es que en ese sitio me gusta más como lo presentan todo” o “prefiero como me tratan, me conocen pero no agobian” o “tienen un montón de cosas y atienden rápido”……

¿Qué tiene de diferente Mercadona? Las dos variables juntas: Ofrece productos únicos cerca del cliente. ¿Qué los hace únicos? Su surtido, su elevada calidad y su precio, en localizaciones óptimas. Pero también buen servicio, limpieza, imagen, etc.

¿Qué tiene Ryanair de diferente? Los precios más baratos. Pero también múltiples destinos, aviones seguros, etc. Al final es un conjunto de cosas, pero siempre hay algún atributo diferenciador (o conjunto de varios)  que sobresale/n por encima y los hace más atractivos para el cliente. Así pues pregúntense que pueden hacer y decir que los demás no puedan y que sea valorado por el consumidor; que le haga abrir la cartera.

Ahora la pregunta sería, ¿Y una vez ofrezco algo diferente, como logro fidelizar al cliente? La fidelización (término en mi opinión anticuado y poco realista), o más bien la repetición de compra continuada en el tiempo consiste básicamente en ofrecer algo único y ser capaces de mantener la relación con el cliente en el tiempo: para esto hay que ser capaces de no dar problemas nunca, sorprender de vez en cuando y evolucionar con el cliente (por ej. Zara)

Y por último, ¿que garantiza mi éxito continuado? Al final es todo cuestión de IMAGEN, porque una empresa es lo que proyecta que es. La imagen que proyectas determina tu éxito inmediato y futuro. Me refiero a 5 ámbitos en los que se proyecta la imagen que condiciona el éxito: la imagen financiera (de cara a la administración y entidades financieras), la imagen hacia los trabajadores (si paga a final de mes, si es atractiva para trabajar en ella, etc.), la imagen en el sector (si innova, si comunica bien, si es un referente, etc.),  la imagen hacia los clientes (si tiene buen servicio, si es fiable, si resuelve los problemas, si da garantías, etc. es decir, si los clientes hablan bien de ella) y  la imagen hacia la sociedad ( si es responsable, si es creíble, si es abierta, si es participativa…. es decir, si los demás hablan bien de ella.

“La crisis no debe entrar en la tienda”

 

Correo del Mercado Deportivo (CMD)

Nº337. Abril 2013

Jordi Maré entrevista a Pedro Reig (Socio-director de Coto Consulting)

Entrevista Pedro Reig en CMD Sport

Entrevista Pedro Reig en CMD Sport

¿Por qué es tan importante la llamada “experiencia de compra”?

Siempre lo ha sido, pero en las actuales circunstancias todavía es más trascedente por la multiplicidad de establecimientos que hay y por el cada vez mayor número de canales a los que puede recurrir el consumidor. Y todo ello, en medio de una contención del consumo que agudiza aún más si cabe la sobreoferta de productos existentes.

¿Dónde queda el comercio tradicional, el comercio offline?

No es un tema de dónde queda, sino de dónde pretende posicionarse, que imagen persigue proyectar y qué experiencias memorables se propone ofrecer a las personas que entren en su tienda. Por de pronto le daré un dado: más de 60% de las decisiones de compra se toman en el punto de venta. Y algunas fuentes llegan a cifrar la incidencia hasta en el 70% o, incluso, en el 75%.

Así, ¿el detallista sigue siendo prescriptor ante el consumidor final? Hay voces, en cambio, que cada vez más relativizan más su incidencia…

Por supuesto que el detallista, el buen detallista, sigue teniendo la facultad de prescribir. Aunque también es cierto que la experiencia de compra va más allá del propio detallista. Demasiado a menudo detecto que muchos minoristas están demasiado focalizados mentalmente en el producto y, consecuentemente, todas sus estrategias sólo giran en torno a él. Y el producto es sólo un elemento más dentro de la atmósfera de atracción global que debe tener y proyectar una tienda para disponer de un potencial que atrape al consumidor y que le suscite deseos de experimentar allí una experiencia memorable de compra.

Pero muchos detallistas dicen que su oficio es vender productos…

La obsesión no debe ser por la venta, sino por generar vínculos emocionales con los clientes. El minorista debe centrarse en la utilidad del producto y no en el producto en sí. No vendemos zapatillas de running, sino zapatillas para llegar a la meta que el cliente quiere alcanzar.

Sin embargo, hoy parece que el consumidor lo único que anhela es afianzar su personalidad de “crack-encuentra-chollos”…

Cierto. Esa es una faceta de un determinado tipo de consumidor. Y éstos saben muy bien dónde encontrarlos. Sin embargo, el comercio no se limita a eso. Existen muchas otras variables. Una experiencia memorable basada en el precio acaba desvaneciéndose a la que surge otra con un precio más barato.

El quid radica en la pasión…

Sí, en sentirla y en transmitirla. El detallista debe empezar a plantearse la posibilidad de “sacrificar” superficie dedicada al surtido para destinarla a algo que le permita a sus clientes hacer o practicar allí el deporte que le gusta. De este modo, abriremos en al tienda la posibilidad de vivir experiencias que generen emociones, las cuales a su vez, acabarán generando vínculos de identificación y confianza entre el cliente y el establecimiento.

Identificación y confianza, pues, ¿son los valores clave para impulsar experiencias de compra memorables?

Por supuesto, el cliente se tiene que sentir identificado con la tienda. Y esa identificación debe propiciarla su personal. El cliente debe descubrir y constatar que quien le atiende siente la misma pasión que él, que le atiende, que le asesora, que le enciende todavía más la ilusión, que le propone actividades… No en vano, si te atiende alguien que comparte tu pasión te suscita confianza, te identificas con él, y ese vínculo es mucho más intenso, más duradero y está por encima de cualquier precio.

Parece una historia de amor…

(Sonríe). Es que no deja de serlo. Según estudios diversos, el amor es el principal factor que propicia la felicidad y cuando algo nos apasiona, un deporte en este caso, ese sentimiento está muy cerca del amor. Y esos mismos estudios revelan que para los humanos, el amor aporta más felicidad que el propio dinero.

¿Incluso en los tiempos que corren?

Incluso. Y quiero subrayar esto porque, lamentablemente, en estos momentos, demasiadas tiendas acentúan sus estrategias alrededor del factor dinero…O de la crisis. Y la crisis es algo que no puede entrar en la tienda. Por eso poner rótulos en el establecimiento con leyendas como “Precios Anticrisis” es meter la crisis en la tienda.

Se emplean como reclamo…

A veces pienso que más que como reclamo sirven como ahuyentadores. Hoy, con excesiva frecuencia, el “bombardeo” de ofertas, descuentos, regalos, etc, aparece ya en el escaparate generando un stress al consumidor que le hace salir por piernas, amén de no diferenciar en anda a una tienda de las que tiene como vecinas. Por eso insisto en que hoy los esfuerzos no hay que invertirlos en reclamos, sino en generar confianza y ésta se suscita con calma, con tranquilidad, sin presiones…

¿Las tiendas de deporte deberían emanar más “sensación de paz”?

De “paz”, de menor aceleración… Llámele como quiera. No todas las ventas se basan en el “aquí te pillo, aquí te mato”. Es bueno favorecer atmósferas de paladeo, del disfrute y ello requiere calma y, además, ayuda a despertar las potencialidades de los sentidos. Y eso es lo que hay que intentar impulsar en el cliente cuando entra en la tienda. Que en su visita disfrute con lo que ve; que sus oídos se conforten con lo que oyen porque serán más proclives a escuchar; que su olfato perciba el olor de la cancha o del campo o… porque ello le aproximará a los escenarios donde practica su deporte favorito; que pueda tocar los productos para sentir en sus dedos lo que podrá llegar a disfrutar su cuerpo entero… Y, si encima la tienda tiene un bar (como algunas ya tienen) que pueda saborear (comer o beber) aquellos sabores que le hacen sentir bien.

“La experiencia de compra debe proyectarse tanto desde fuera de la tienda como desde dentro”, recomienda Pedro Reig. El experto argumenta en base a los hábitos del nuevo consumidor que “actualmente ya es omnicanal, es decir, usa el canal offline y el online, y cuando quiere algo está dispuesto a obtenerlo a través del canal de venta que más le convenza”. El experto añade que “la revolución digital ha llegado para quedarse y, le guste o no le guste al detallista tradicional, se está imponiendo la idea entre los consumidores de “utiliza la tienda para lo que te dé la gana”: compra en la tienda y llévatelo a casa; compra en internet y recógelo en la tienda; compra en internet y te lo mandamos a casa…” En virtud de estas nuevas reglas de juego, Reig insta a los minoristas deportivos “a no dejar escapar ninguna vía de venta para estar al alcance permanente del consumidor porque su fidelidad, algo cada vez más difícil de mantener, sólo persiste mientras se le satisface”

¿Son beneficiosas las actuales estrategias de precios ante el cambio de IVA?

IVA 18%

IVA 18%

La subida del IVA pilla desprevenidas a muchas empresas que no disponen de una estrategia de fijación de precios. Las acciones que se están llevando a cabo a última hora llegan tarde y mal, lo que aboca a las empresas a continuar con la encarnizada guerra de precios que a nadie beneficia. En un reciente estudio llevado a cabo por la consultora Simon & Kutcher junto al Instituto de Empresa se llega a la conclusión de que España es el país europeo con menor capacidad de evitar las guerras de precios. Y precisamente la política tan agresiva de bajada de precios de General Motors fue el principal desencadenante de su quiebra financiera. Por tanto, las guerras de precios, como todas las guerras, tienen finales que a nadie gustan. 

La sensación de peligro en las empresas españolas en torno a la subida del IVA viene dada por no haber hecho los deberes con anterioridad porque no se tiene una estrategia clara y definida de fijación de precios. Hasta el momento no se ha considerado la elasticidad de la demanda a la hora de fijar precios; daba igual si el producto tenía una demanda elástica (se vende más si se baja el precio, como una barra de pan) o inelástica (no se vende significativamente más aunque se baje el precio, como un queso azul). Por el contrario, en Alemania ninguna empresa de distribución subió los precios después de la subida del IVA, puesto que se prepararon con cierta anterioridad.

En cualquier caso, no creo que haya que alarmarse con la subida del IVA. El IVA medio de la UE 27 está por encima del 20%, llegando al 25% en algunos casos. Nuestros vecinos Portugal, Francia o Italia lo tienen situado entre un 19% y un 20%, por lo tanto, a pesar de la subida seguiremos estando por debajo de la media europea. No obstante, está claro que hay un efecto psicológico en el consumidor, que cree que la subida en el precio final será mayor de lo que realmente es, y hay que considerar que en un mercado saturado de productos y marcas sólo utilizamos un reducido número de productos para formarnos nuestra imagen de nivel de precios de un establecimiento, por lo que no tiene sentido tratar a todos los productos por igual.

Para seguir peleando en el duro campo de batalla, muchos grandes distribuidores han anunciado y mantenido que no van a trasladar la subida, tratando una vez más de posicionarse en un lugar preferente de la temida lucha de precios. Pero la realidad es que si las grandes empresas absorbieran completamente la subida del IVA los resultados sobre los beneficios serían desoladores. Según un análisis de Simon&Kutcher, los beneficios de Eroski bajarían casi un 50%, Mercadona un 43% (la cadena valenciana sólo asumirá la subida en caso de que pueda ahorrar costes en sus proveedores), Carrefour en un 38%, El Corte Inglés en un 32% y el grupo Inditex en un 10%.

Lo cierto es que la subida del IVA se debería de haber hecho mucho antes puesto que en momentos donde las espadas de la guerra de precios están por todo lo alto, la subida no hace sino incrementar la ferocidad de la guerra lo cual desemboca en prácticas comerciales poco éticas y transparentes, cuanto menos confusas. No soy el único que se ha percatado como uno de los principales distribuidores de electrodomésticos sube el precio (por encima del antiguo 16% del IVA) unos días antes de anunciar el esperado “día sin IVA” y al final del susodicho día acaban aumentado ventas y margen a base de confusión y picaresca deshonesta.

Al final, el IVA no es el problema ni siquiera la preocupación principal, el problema que ha originado el debate del IVA es la falta de planificación estratégica de las empresas y el efecto psicológico sobre el consumidor en tiempos inciertos (la confianza del consumidor se han hundido 13 puntos de Abril a Mayo) echando más leña al fuego de la actual incertidumbre. Eso sí, la subida supone poner la guinda a un pastel que debemos ser capaces de replantear como y de qué forma lo queremos partir.

Consumo en armonía con el planeta: el cambio verde (II)

Nos encontramos a las puertas de la nueva década bajo el reto de ser capaces de transformar la manera de relacionarnos con nuestro entorno y nuestro modelo de consumo, de ser capaces de vivir en mejor armonía con el planeta, y como muestra del cambio que se inicia seguimos mostrando nuestros casos creativos y únicos que pretenden demostrar que las pequeñas acciones pueden ser generadoras reales de cambio, ya sea a nivel particular como vimos anteriormente o a través de las empresas como veremos en el viaje de hoy. Aprovechando que nos encontramos en fechas navideñas, me gustaría comenzar con el caso de The Living Christmas Company, una empresa de Los Ángeles ofrece la opción de adoptar temporalmente un árbol de navidad real. Al contrario de lo que sucede con el resto de arboles, una vez terminadas las navidades, Scott (así se llama este arquitecto emprendedor) y su equipo recogen los árboles y se encargan de replantarlos y cuidarlos hasta el año siguiente. No es la primera empresa en alquilar arboles, pero sí es la primera que ofrece la opción de adoptar el árbol, permitiendo a los clientes disponer del mismo árbol año tras año, viéndolo crecer con la familia. Estos árboles están controlados con códigos de barras para que se puedan identificar y te lo llevan y recogen en la puerta de tu casa. Toda una lección de cómo crear lazos con la naturaleza de forma rentable y sostenible.Para fabricar las nuevas bolsas del gigante de la distribución alimentaria Tesco se utiliza el equivalente a  15 botellas de coca-cola. Y no las cobran a 10 céntimos como nuestro cercano Carrefour tras su última masiva campaña, que muchas bolsas hubiera pagado.  Se trata del llamado Green Retailing, concepto acuñado por la escuela de negocios EADA y Jos de Vries que defienden que contaminar menos significa también ahorrar costes y por tanto, mejorar resultados económicos. En esta línea, la empresa inglesa Sainsbury´s ha comprado una serie de camiones que funcionan con los mismos residuos que generan en las tiendas. Empresas españolas como Mercadona también están realizando acciones significativas para reducir su contaminación. De algún modo, se trata de devolver aquello que tomamos de la naturaleza. Ya lo dijimos en el anterior artículo, todo lo que producimos está destinado de a reciclarse de algún modo.

Y es que los distribuidores, por pequeños que sean, de forma agrupada tienen mucho poder sobre los productores para que las cosas cambien. La cadena de Singapur Nanyang Optical ha empezado una eco-conversión de su marca a través del cual van a vender en sus tiendas sólo aquellas marcas de gafas que sean  significativamente verdes. He aquí el ejemplo del atrevimiento y la voluntad de querer cambiar el mundo.

Utilizando el pensamiento lateral para darle la vuelta al concepto de vender en una tienda, la Carbord Store es una tienda fabricada íntegramente de cartón y materiales reciclados y reciclables ubicada en la zona alta de Melbourne, inspirada en las chabolas, cumpliendo el triple objetivo de llamar la atención de clientes, alertar sobre la pobreza y concienciar sobre el medio ambiente.  Nada mejor para terminar el año que invitar a la reflexión sobre el significado de estos tres propósitos.

Pequeñas acciones, grandes resultados: el cambio verde (I)

CarrotmobbersSólo siendo conscientes de que nuestra existencia es casual y finita, de que formamos parte de un pequeño instante en el tiempo, de que estamos de paso en este rincón del universo y que somos una simple gota de agua en medio de una feroz tormenta, cuando entendemos que únicamente somos el centro de un universo interior, podemos empezar a respetar nuestra propia existencia y estar en mejor sintonía con nuestro entorno. Este planeta no nos pertenece, lo estamos ocupando temporalmente de forma casi accidental. Por ello, debemos estar agradecidos por el mero hecho de estar vivos y con ello, tenemos la responsabilidad de esforzarnos en mejorar el regalo de nuestra vida en este mundo siendo conscientes de que nuestro poder de cambiar las cosas es mucho mayor del que creemos. Los pequeños gestos individuales unidos acaban transformando las condiciones de vida ya sea para bien o para mal y en nuestras manos está decidir no tanto qué camino tomamos sino como andamos ese camino. Nuestra libertad quizás se base no tanto en qué hacer sino en cómo hacerlo.

El movimiento Carrotmob es el ejemplo de cómo pequeñas acciones particulares unidas pueden obtener grandes resultados, y de que la unión hace la fuerza.  Se trata de un boicot a la inversa desde la fuerza de la ciudadanía. Carrotmob aprovecha el poder del consumidor individual y lo multiplica exponencialmente. Se trata de una red de consumidores que premian económicamente a las  empresas que adoptan políticas sostenibles. Compran en una u otra enseña en función de lo que quieran recompensarles por su responsabilidad social. Y lo hacen de forma organizada de modo que el impacto  económico es elevado. Por eso es  lo opuesto al boicot. El primer caso Carrotmob, fue la de una pequeña tienda de licores que se comprometió en invertir en mejoras que hicieron de su tienda más eficiente en el consumo de energía. A cambio, cientos de Carrotmobbers aparecieron a la vez en la tienda de San Francisco para comprar sus productos y así manifestar su apoyo a este compromiso. Ellos dicen “en un boicot todo el mundo pierde, en un carrotmob todo el mundo gana” (www.carrotmob.org).

Por otro lado, la organización sueca Peepoople ha creado una bolsa biodegradable de un único uso que sirve como una letrina personal y portátil para todas aquellas personas que no disponen de un baño. Entre dos y cuatro semanas después de usarla, su contenido se convierte en fertilizante de alta calidad, algo extraño en tantas zonas rurales en vías de desarrollo, lo que podría convertirse en una fuente de ingresos para  familias y poblados. Es otro caso de cómo acciones individuales son potencialmente generadores de cambio y riqueza desde algo originalmente inútil.

Realmente las bacterias, unidad mínima precursora de la vida, no hacen nada que no puedan reciclar, lo que nos indica que todo lo que la naturaleza crea está destinado a reciclarse de un modo u otro. Siguiendo el aprendizaje de la naturaleza, el ser humano debería ser capaz de reciclar todo aquello que fábrica, y el que lo haga no va a determinar la continuidad del planeta sino la propia existencia de la raza humana. La naturaleza está por encima de nosotros y cuando atentamos contra ella no hacemos sino atentar contra nuestra preciada vida.