La economía de la rapidez (III)

 

Generacion nespresso

Generacion nespresso

“Ha de haber algo más en la vida que tenerlo todo” (Maurice Sendak)

Hace pocos días el gigante Google ha introducido algunas mejoras en su famoso buscador y ya se afirma que este hecho va a suponer una auténtica revolución en los motores de búsqueda en internet. La culpa de esta revolución, con el consiguiente incremento en la cotización de sus acciones, la tienen 2 o 3 segundos. Nada más y nada menos. Este es el tiempo medio que los usuarios van a poder ahorrar en cada búsqueda. Hagamos la siguiente operación: si yo soy un usuario avanzado de internet y realizo unas 25 búsquedas al día de media, esta revolución en el tiempo de búsqueda va a suponer que pueda llegar a ahorrar la cantidad de 75 segundos en búsquedas al día (de media), lo cual supone menos de 1,5 minutos ahorrados en internet.

¿Por qué nos gusta correr tanto y nos sentimos tan bien cuando obtenemos una recompensa exprés? Desde hace varios millones de años, la velocidad nos ha permitido escapar de situaciones peligrosas, amenazas como el dolor y la muerte y hasta cierto punto hoy en día nos sigue sucediendo lo mismo, y con la prisa logramos evitar (aparentemente) quedar atrapados por nuestros problemas optando por dar la espalda en lugar de mirar de frente.

El periodista David Barba prepara un ensayo  sobre lo que se viene denominando Generación Nespresso, que hace referencia, al margen del sabor, a la facilidad y rapidez de hacernos un café con nuestra magnífica cafetera nueva frente al ritual de preparar un café con la clásica cafetera que implicaba limpiar filtros, verter café molido con cuidado, enroscar con delicadeza y esperar a que la ebullición hiciera su efecto. El periodista afirma que la sociedad actual dominada por la sensación de escasez que proporciona lo inmediato, bajo la sensación de que no hay suficiente para todos llegará a su fin (por muchos factores) para dar espacio a una sociedad necesariamente mas cooperadora, solidaria, próxima, cercana y colaborativa, donde siempre habrá algo para quien lo necesite y sabrá disfrutarse mejor. 

En este sentido, hay dos nuevos movimientos “slow” de interesante estudio. El primero, más reactivo, se trata de una respuesta al “fast-fashion” o la tendencia de los gigantes como Zara o H&M a producir y comercializar la misma ropa en todo el mundo de forma instantánea y barata ya que en la pasada edición de la conocida feria de moda Magic Marketplace celebrada en Las vegas se destinó un enorme stand a este tipo de ropa adaptada a diferentes personalidades y estilos. El stand estaba lleno de surfistas, skaters o músicos. Esta línea de ropa, con la que se identifican varias marcas, se presenta a sí misma como una alternativa dirigida a chicos predispuestos a romper con lo tradicional. Y el segundo caso, mucho más cercano, lo encontramos mucho más cerca y bajo el concepto “Slow Travel”. La primera propuesta bajo este concepto es la del camping  Ribamar, en la sierra de Irta de Castellón, que en 2006 inicia un nuevo modelo de gestión bajo este lema con el objeto de crear un ambiente de naturaleza y paz caracterizado por un trato hospitalario y sincero, el aprovechamiento de recursos y construcción totalmente sostenible y respetuosa con el medio en un agradable entorno. Otras propuestas “Slow Travel” cercanas son la casa rural El Alquimista en Benidoleig, donde la complicidad, servicio, calidez y colaboración de su joven emprendedor Miguel hacen de la casa un verdadero espacio de tranquilidad o la Granja San Miguel en Salem, cerca de Gandía, donde su misma propietaria Mª Jesús establece con cada cliente o comensal de su magnífico restaurante una entrañable y humana relación cercana, tranquila, amable y guiada por la calma del fabuloso lugar, el tranquilizador sonido del estanque, la relajación de su spa o sus habitaciones con personalidad propia. Todos ellos, lugares dignos de un lento fin de semana donde aislarse de un mundo dominado por la rapidez

Anuncios

La economía de la rapidez (II)

Slow travel

Slow travel

Cambiamos más rápido que nunca. Según IXP Marketing Group, cerca de 21.000 nuevas marcas irrumpen en el mercado mundial cada año y muy pocas de ellas perduran más de un año. En los últimos meses hemos podido ver como el mismísimo ágora del sistema económico global (aunque ajena a la mayoría de la sociedad), la bolsa,  puede descender del cielo al infierno en una sola noche y una empresa puede perder la mayor parte de su capitalización bursátil en menos de una semana. ¿El motivo? Un simple rumor que infunda miedo en una determinada inversión puede arrollar a millones de pequeñas inversiones y miles de puestos de trabajo sin apenas tiempo para el análisis. La toma de decisiones global es generalmente ultrarrápida, intuitiva y demasiado a menudo se realizan los estudios necesarios para la toma de decisiones al mismo tiempo o incluso posteriormente a haber tomado la propia decisión.

Como hemos dicho, los criterios de fugacidad y rapidez de cambio pueden lastrar el desarrollo personal. En EEUU 1 de cada 4 trabajadores ha estado menos de 1 año trabajando en su empresa. El departamento de trabajo americano estima que el alumno de hoy habrá pasado por más de 10 puestos de trabajo a los 38 años. Los estudiantes se preparan para trabajos que todavía no existen con técnicas que quedarán obsoletas cuando estén en situación de utilizarlas una vez obtenida su titulación. Hay incluso empresas que cierran las cuentas semanalmente o incluso diariamente

La mayor consecuencia de los cambios acelerados es la incertidumbre del tiempo que está por venir que alimenta y hace crecer nuestros miedos y que se acaba traduciendo en un mayor nivel de ansiedad y stress continuado que no hace sino mermar nuestra lucidez y consciencia emocional. La presión constante a la que nos sometemos al no poder seguir un ritmo imposible nos genera frustración que nos hace entregarnos a una manera de actuar autómata, narcótica, guiada por fuerzas externas y desconocidas; acabamos actuando y consumiendo de forma mecánica sin apenas tiempo para la reflexión, sin pararnos a pensar en cuáles son nuestras verdaderas motivaciones y necesidades, sin un porqué claro o un para qué concreto que nos hace desear productos nuevos y lanzamientos renovados (aunque tengan fallos, como la nueva versión del Ipod, la 4ª) con la máxima urgencia para poder saciar el vacío que se nos crea cuando nos encontramos con nosotros mismos, sin las interferencias emocionales que nos produce la falsa satisfacción de lo material. Está claro que la mayor parte de nuestras decisiones de compra son emocionales, pero parece nos importa cada vez menos entender cuáles son esas emociones para otorgarles su merecida importancia….

Un estudio realizado en 2007 entre ciudadanos de 34 ciudades del mundo demostró que el peatón actual anda a 4,5 Km por hora, un 10% más rápido que hace 10 años. Si comparamos incluso en las series y películas de hoy en día la velocidad de pronunciación gramatical es más rápida. Sólo tenemos que ver cualquier programa de los llamados “del corazón” (quizás por la carencia  del mismo en su estilo periodístico y emocional) para darnos cuenta de que la velocidad con la que hablamos hoy en día es mayor a la de hace unas pocas décadas.

No obstante, una vez más el ser humano es capaz de desarrollar mecanismos de regulación  y lucidez como respuesta a la creciente aceleración global con iniciativas cada vez más respaldadas socialmente que propugnan justo lo contrario. Son los movimientos Slow. Y parece que funcionan. Del más reconocido y difundido ya hemos hablado con anterioridad, se trata del movimiento slowfood, creado en 1986 en Roma como protesta al fastfood y del que hay una buena representación en la comarca de la marina alta (marinaalta.slowfood.es). En la próxima entrega hablaremos algunos de estos ejemplos de movimientos lentos que nos llaman la atención como el “slow travel” o una respuesta al “fast-fashion”.

La economía de la rapidez (I)

Turboconsumidor

Turboconsumidor

Llegan las vacaciones para muchos, momentos donde todo parece que sucede más despacio e intentamos, aunque no siempre con éxito, dejar atrás el agobio por la ansiosa necesidad de ganar tiempo casi en cualquier instante del día. Los momentos de descanso y serenidad son una buena ocasión para detenerse a reflexionar  sobre el sentido de la velocidad del tiempo que vivimos.

Hemos acondicionado nuestra vida para que todo se pueda hacer con mayor brevedad y se comunique de forma más rápida: autopistas más grandes para desplazarse más rápido, anchos de banda infinitos para mejorar la velocidad de transferencia de datos, dispositivos de conexión móviles para no depender de cables y estar conectados en cualquier lugar, vuelos low-cost para desplazarse internacionalmente en el menor tiempo posible, coches de más de 500 caballos… y sin embargo la sensación de agobio y de no disponer de tiempo se agudiza. La cantidad de cosas que queremos hacer es mucho mayor que el tiempo que ganamos con los avances tecnológicos.

En los últimos 50 años hemos modificado la tierra más rápido que nunca; en los últimos 60 años la población mundial se ha triplicado; más de la mitad de los nuevos perfumes desaparece al cabo del primer año; el 70% de los productos vendidos en una gran superficie no vive más de 2 ó 3 años y en Japón más del 90% de los nuevos productos fracasan antes del 1er año de vida. Actualmente dormimos 90 minutos menos de media que hace un siglo, lo cual nos hace entrar en una zona de peligro para nuestra salud, incumpliendo una parte vital que conforma nuestra capacidad de creación y lucidez que es la de cumplir un mínimo de 7 horas de sueño. Se ha demostrado que un padre británico dedica de media el doble de tiempo al correo electrónico que a sus hijos.

Los criterios de fugacidad y rapidez de cambio pueden lastrar el desarrollo personal. En EE.UU. 1 de cada 4 trabajadores ha estado menos de 1 año trabajando en su empresa. En los últimos 15 años hemos pasado de empezar a enviar correos electrónicos a 54 Kbps a generar 4 exabytes de información en 2009, lo cual supone más información generada que en los últimos 5.000 años y cada dos años se duplica. El problema es que generamos infinitamente más información con prácticamente la misma sabiduría de hace cientos de años. Actualmente, los estudiantes se preparan para trabajos que todavía no existen. Con tanta información técnica, un estudiante de 1er curso de una carrera técnica se habrá quedado obsoleto en su 3er año.

Todo esto nos ha llevado a vivir en una espiral de hiperconsumo y felicidad simulada, convirtiéndonos en lo que Gilles Lipovestky ha llamado turboconsumidor.  Comprar con dinero que no tenemos cosas que no necesitamos para seducir a quién no conocemos intentando proyectar un status imaginario e idealizado pero irreal nos hace vivir superficialmente en una aparente e irreal libertad que nos lleva perder la conexión con lo único que era verdaderamente real en nuestras vidas: el momento presente. Lipovestky define al hiperconsumidor como ese individuo agobiado para quien el factor tiempo se ha vuelto un referente fundamental que decide la organización de la cotidianidad. La compulsión por ganar tiempo en una carrera contrarreloj que se impone a la carrera por la estima.

El objetivo es comercializar el tiempo, organizar el poco tiempo que nos queda en torno al hiperconsumo: centros comerciales que abren en domingo, grandes áreas comerciales en sitios de paso como aeropuertos y estaciones de tren o tiendas abiertas todo el año 24 horas conforman un continuo espacio-tiempo comercial que nos permite un máximo de consumo con un menor tiempo disponible.

Vivir apresuradamente es vivir fugazmente y de forma superficial. Al perder consciencia y unión con el momento presente, vivimos como sonámbulos dirigidos externamente y alienados a algo que ni hemos escogido ni nos hace más felices, adoptando actitudes cada vez más egoístas fomentando un individualismo que nos aísla del resto de personas y de la realidad y no hace más que hacernos perder aquello que nos permite construir una sociedad más igualitaria y nos hace más auténticos como seres humanos: el altruismo o el sacrificio personal sin beneficio propio y por el beneficio de otros.

Si funciona, cámbialo

Si funciona, cámbialo

Si funciona, cámbialo

Recientemente asistí a la presentación de un libro provocador desde el mismo título llamado “Si funciona, cámbialo” escrito por Franc Ponti y J.M . Ferrer y editado por Gestión 2000. Los autores sostienen que el cambio llega desde la innovación y la innovación es sinónimo de provocación, por lo que cuestionar y darle la vuelta a lo establecido (funcione o no) es la forma de generar nuevas posibilidades y caminos. Su mensaje es el de romper rutinas para abrirnos lentamente a otra forma de interpretar lo que de otro modo es algo natural y asumido. Y la realidad es que asistimos cada día al derrumbe de modelos altamente rentables en otro tiempo que nadie se atrevía a cambiar. Por ejemplo, mientras el turismo global ha descendido un 12% en 2009 y en el sector de las agencias viajes tradicional la caída ha sido de un 30%, la empresa de viajes on-line Atrápalo.com ha visto aumentada su facturación en un 50%. Si por un lado vemos como los Levi´s 501 dejan de ser los vaqueros más vendidos del mundo llegando a un estado de madurez natural,  por otro lado la firma española de moda Desigual ha registrado un crecimiento del 70% en los últimos años.

¿Porqué el automóvil revolucionó los transportes si los carros de caballos funcionaban adecuadamente?, ¿Porqué las tiendas y restaurantes que mejor funcionan son los que más se actualizan?, ¿Porqué el circo del sol renueva constantemente sus espectáculos si los que tiene en cartel funcionan espectacularmente bien?  ¿Porqué grupos como los increíbles Radiohead han querido explorar nuevas posibilidades si gozaban de éxito y respeto entre público y crítica?  

El caso de la banda inglesa Radiohead es sorprendente no sólo por el modo en que crean canciones, sino también por el modo en que las comercializan, traspasando los límites de los estilos musicales estáticos hacia el mundo de los sentimientos. Tras su éxito con los discos Pablo Honey y The Bends (1992-1995), decidieron que el siguiente álbum sería producido por ellos mismos en un ambiente de grabación relajado manteniéndose alejados de los lugares convencionales de grabación e inspirándose con nuevas fuentes musicales. Radiohead lanzó OK Computer en 1997 alcanzando un favor aún mayor de la crítica, que no tardó en considerarlo la cumbre del rock en la última década, junto a discos tan importantes de los 90 como Nevermind de Nirvana. En 2007 volvieron a sorprender y cambiar lo que les funcionaba muy bien (vender discos) y lanzaron “In Rainbows” donde incorporaron un revolucionario sistema de distribución a través de descarga on-line donde el usuario-comprador ponía su propio precio al disco, adquiriéndolo incluso gratuitamente desde la web. Pero el tiempo era limitado, la descarga se activó el 10 de octubre de 2007 y se cerró a finales de ese año.

Creo que hay dos razones fundamentales por las que hay que mantenerse activo en  pensar nuevos cambios sobre modelos que teóricamente nos están funcionando  en la actualidad.

En primer lugar, vivimos en un mundo tan rápido, donde todo es tan veloz, que a pesar de que te vaya bien algo, será mejor en que empieces a pensar en actualizarlo, renovarlo o cambiarlo o de lo contrario alguien lo hará por ti.

Por otro lado, sólo es posible ser creadores si nuestro estado de ánimo nos acompaña, nuestra capacidad de creación está relacionada con nuestro nivel de humor y felicidad. Reinventarse a uno mismo es una cuestión que no debería dejarse para cuando las cosas van mal o para cuando no estamos animados. Es incluso mejor hacerlo en momentos felices y cuando estamos de mejor humor para ello, de modo que creamos una mejor actitud y disposición.

Cuando intentamos alcanzar algo siempre más allá y cuando no nos conformamos con lo presente (sea o no innovador) aún sabiendo que funciona bien, es cuando nos manifestamos en toda nuestra plenitud como seres humanos y somos capaces de cambiar las cosas para hacerlas aún mejor.  

Cuando la necesidad nos acerca a la innovación

Tienda temporal de IllyLa imperfección hace posible la transformación. En sus inicios, el ser humano al no disponer de los recursos suficientes, comienza un proceso de migración hacia otros lugares, otros destinos y nuevas oportunidades, cambiando de paradigma y creando nuevas circunstancias para generar nuevos escenarios.

A pesar de 4.000 mil años de transformaciones en el planeta, nunca se han producido tantos cambios y tan rápido como en los últimos 50 años y sin embargo, la incertidumbre y fragilidad de nuestro modelo de crecimiento es cada vez más evidente. El último documental sobre Michael Jackson “This is it” apenas espera estar 15 días en las pantallas. Todo es fugaz y rápido, hasta el consumo. Todo se mueve. En lugar de esperar a que tu cliente acuda a tu punto de venta, te desplazas tú hasta él. La óptica Wink Eyewear no espera que los clientes acudan a su tienda, ellos trasladan la tienda al lugar de trabajo del cliente. Así facilitan y permiten que el cliente reciba “feedback” de sus colegas de trabajo y amigos, implicando a todo el mundo en la decisión de compra. Esta óptica ofrece la oportunidad de empezar un negocio sin localización alguna, manteniendo el stock en movimiento y evitando los sobrecostes que puede suponer un nuevo negocio. Un caso muy parecido pero más misterioso es el de los restaurantes móviles. El restaurante de Toronto Charlie´s Burguer no dispone de un local concreto para recibir a sus comensales, sus clientes deben solicitar la invitación en un formulario que incluye sus comidas preferidas e intereses. Este “anti-restaurante” enigmático y sin lugar estable organiza cenas en sótanos,  locales subterráneos o poco visibles, descuidados o incluso oscuros, y al mismo tiempo logra despertar el interés de rastreadores culinarios, jóvenes e interesados por descubrir una nueva experiencia de cena, lo cual se convierte en una muy atractiva opción para que los jóvenes chefs empiecen su propio negocio, sorteando la imposibilidad de hacer frente a un alquiler en pleno centro.

La duda, el plantearse el paradigma establecido es la primera clave para cambiar, la capacidad de cuestionarse y de abrir la mente a otras formas de ver la realidad nos acerca a la innovación. Se trata de ver las cosas desde otro punto de vista, con perspectiva suficiente. Otro ejemplo es el de las pop-up stores que son espacios efímeros, temporales, ubicados en locales vacíos, zonas desocupadas o lugares públicos (un barco, una calle o un bajo vacío). El objetivo es aprovechar espacios desocupados para comunicar la esencia de las marcas, crear emociones, impactar a los clientes y lograr una mejor vinculación con ellos. Los almacenes neoyorquinos Target realizaron un gran saldo con todo el merchandising navideño a bordo de un peculiar barco a orillas de río Hudson.

La crisis agudiza el ingenio, como decía Einstein: “…La crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado”…”

NOTA: El lunes, 16 de noviembre, Pedro Reig, oferecerá un conferencia sobre cómo emprender y motivarse en tiempos de crisis.

Lugar: Cámara de Comercio de Dénia. C/ Ramón y Cajal, 12.

Hora: 19:30.

Entrada: Limtada al aforo