2013. Llegó la hora de salir a sembrar el trigo.

Para crear hay que destruir. Para obtener algo nuevo es necesario que lo viejo deje lugar. Para obtener el vino primero debe de crecer la uva, que debe ser transformada y desaparecer para dar lugar al caldo. Pero vino y uva no pueden convivir juntos, aunque el uno sea condición necesaria para el otro. Lo mismo sucede con la mariposa y el gusano, las estaciones del año,  etc. Todo lo nuevo necesita un camino libre para crecer porque cuando queremos construir nuevas estructuras sobre la base y los cimientos de las antiguas, al final todo acaba derrumbándose. En nuestra cultura cristiana y occidental existe un temor infundado a la renovación, a la destrucción creadora, a la desaparición y al más allá, nos horroriza la muerte como forma natural de dejar paso a lo nuevo y nos empeñamos en salvar todo lo que poseemos y hemos construido sin darnos cuenta que con ello imposibilitamos la oportunidad de crear una nueva realidad. Y lo peor de todo es que cuanto más nos empeñamos en salvar aquello a lo que le ha llegado su fin,  mayor es la caída y destrucción.

Y en eso estamos actualmente, en el dilema del cambio frente a la conservación, entre el miedo a perder lo poco que nos queda y el abismo de la renovación hacia un camino desconocido, entre la seguridad de conservar lo poco que tenemos y la oportunidad de crear algo totalmente nuevo, entre la cobardía de quedarnos casi como estamos y la valentía de querer cambiarlo todo. Si escuchamos a las voces dirigentes de nuestro rumbo (los mercados, el G8, etc.) no hacen más que dar vueltas sobre propuestas que poco cambian las cosas o que si las cambian servirán tan solo para empezar un nuevo ciclo que nos lleve a la misma situación actual en otros 10 o 15 años. Y porque? Pues porque se construyen sobre las mismas bases sobre las que se han creado nuestros problemas.   Es una espiral de difícil solución; Algunos (casi todos con poder y dinero) temen perder todo lo que han ganado y siguen ganando en la turbulencia mientras otros muchos (la gran mayoría) siguen abocándose en una espiral de destrucción y parálisis.

Nada volverá a ser como antes por mucho que intentemos repetir las recetas. La oportunidad que se le brinda a la sociedad, con más opciones que nunca de interconexión, es que asuma que tiene en sus manos el poder de cambiar las cosas. Basta ya de sentirnos tan minúsculos y  sobretodo basta ya de externalizar nuestro dolor, porque cuanto más tiempo pasamos culpando a los demás de lo que nos pasa más débiles y vulnerables nos sentimos. Es hora de deshacernos del pasado y la forma en que solíamos entender el mundo, las relaciones, la economía y el progreso. La nueva sociedad se basará en la cooperación y no en la competencia, en el trabajo en red por encima del éxito individual, en el emprendimiento en lugar de la subordinación y en el talento más que en el conocimiento. Solo así podremos garantizar el bienestar de nuestros hijos.  Todo ello desde una visión holística y global de los actos individuales y globales, con la consciencia de que todo deja huella.

Dejemos la resignación de las voces que nos dicen que no podemos hacer nada. Millones de pequeños aleteos de mariposa pueden producir un huracánImagen, siempre que todas asuman su pequeño rol. Seamos responsables de nuestro futuro de una vez por todas. Una nueva era puede empezar y tenemos el poder de hacerla realidad. Está claro que nos queda mucho camino por delante y que el nuevo año no va a venir con el pan bajo el brazo, así que ya va siendo hora de que salgamos a labrar la tierra y sembrar el trigo. 

Anuncios

Si funciona, cámbialo

Si funciona, cámbialo

Si funciona, cámbialo

Recientemente asistí a la presentación de un libro provocador desde el mismo título llamado “Si funciona, cámbialo” escrito por Franc Ponti y J.M . Ferrer y editado por Gestión 2000. Los autores sostienen que el cambio llega desde la innovación y la innovación es sinónimo de provocación, por lo que cuestionar y darle la vuelta a lo establecido (funcione o no) es la forma de generar nuevas posibilidades y caminos. Su mensaje es el de romper rutinas para abrirnos lentamente a otra forma de interpretar lo que de otro modo es algo natural y asumido. Y la realidad es que asistimos cada día al derrumbe de modelos altamente rentables en otro tiempo que nadie se atrevía a cambiar. Por ejemplo, mientras el turismo global ha descendido un 12% en 2009 y en el sector de las agencias viajes tradicional la caída ha sido de un 30%, la empresa de viajes on-line Atrápalo.com ha visto aumentada su facturación en un 50%. Si por un lado vemos como los Levi´s 501 dejan de ser los vaqueros más vendidos del mundo llegando a un estado de madurez natural,  por otro lado la firma española de moda Desigual ha registrado un crecimiento del 70% en los últimos años.

¿Porqué el automóvil revolucionó los transportes si los carros de caballos funcionaban adecuadamente?, ¿Porqué las tiendas y restaurantes que mejor funcionan son los que más se actualizan?, ¿Porqué el circo del sol renueva constantemente sus espectáculos si los que tiene en cartel funcionan espectacularmente bien?  ¿Porqué grupos como los increíbles Radiohead han querido explorar nuevas posibilidades si gozaban de éxito y respeto entre público y crítica?  

El caso de la banda inglesa Radiohead es sorprendente no sólo por el modo en que crean canciones, sino también por el modo en que las comercializan, traspasando los límites de los estilos musicales estáticos hacia el mundo de los sentimientos. Tras su éxito con los discos Pablo Honey y The Bends (1992-1995), decidieron que el siguiente álbum sería producido por ellos mismos en un ambiente de grabación relajado manteniéndose alejados de los lugares convencionales de grabación e inspirándose con nuevas fuentes musicales. Radiohead lanzó OK Computer en 1997 alcanzando un favor aún mayor de la crítica, que no tardó en considerarlo la cumbre del rock en la última década, junto a discos tan importantes de los 90 como Nevermind de Nirvana. En 2007 volvieron a sorprender y cambiar lo que les funcionaba muy bien (vender discos) y lanzaron “In Rainbows” donde incorporaron un revolucionario sistema de distribución a través de descarga on-line donde el usuario-comprador ponía su propio precio al disco, adquiriéndolo incluso gratuitamente desde la web. Pero el tiempo era limitado, la descarga se activó el 10 de octubre de 2007 y se cerró a finales de ese año.

Creo que hay dos razones fundamentales por las que hay que mantenerse activo en  pensar nuevos cambios sobre modelos que teóricamente nos están funcionando  en la actualidad.

En primer lugar, vivimos en un mundo tan rápido, donde todo es tan veloz, que a pesar de que te vaya bien algo, será mejor en que empieces a pensar en actualizarlo, renovarlo o cambiarlo o de lo contrario alguien lo hará por ti.

Por otro lado, sólo es posible ser creadores si nuestro estado de ánimo nos acompaña, nuestra capacidad de creación está relacionada con nuestro nivel de humor y felicidad. Reinventarse a uno mismo es una cuestión que no debería dejarse para cuando las cosas van mal o para cuando no estamos animados. Es incluso mejor hacerlo en momentos felices y cuando estamos de mejor humor para ello, de modo que creamos una mejor actitud y disposición.

Cuando intentamos alcanzar algo siempre más allá y cuando no nos conformamos con lo presente (sea o no innovador) aún sabiendo que funciona bien, es cuando nos manifestamos en toda nuestra plenitud como seres humanos y somos capaces de cambiar las cosas para hacerlas aún mejor.